Historia de Polonia

Breve historia de Polonia

bandera de polonia

La historia de Polonia nos ofrece una visión de lo ocurrido en el último milenio en la región polaca, desde guerras y múltiples invasiones hasta la época comunista, pasando por la invasión nazi.

Edad Media

La historia escrita de Polonia no comenzó hasta el siglo X. En ese momento Polonia estaba gobernada por una dinastía llamada los Piastas. Un Piasta llamado Mieszko I reinó entre los años 960 y 992. En el año 966 se hizo cristiano y su pueblo siguió sus pasos.

Un rey llamado Boleslao el Bocatorcida (reinó entre 1102-1138) decidió que, después de su muerte, el reino debería ser repartido entre sus hijos (aunque el hijo mayor iba a tener el control general). Esta decisión debilitó a Polonia.

En los siglos XII y XIII Polonia prosperó y la vida de la ciudad floreció. Un rey llamado Enrique el Barbudo reinó de 1201 a 1238. Su esposa Eduviges animó a los comerciantes y artesanos alemanes a venir a vivir a Polonia. Fundaron ciudades con leyes alemanas. Algunos alemanes también vinieron a cultivar tierras que estaban aun sin cultivar en territorio polaco.

Años más tarde, en 1241-42 los mongoles invadieron Polonia. Los polacos fueron derrotados en la batalla de Legnica en abril de 1241, pero los mongoles pronto se retiraron.

Otra amenaza para Polonia vino de la Orden de Caballeros Teutónicos, que era una orden de monjes combatientes. Se propusieron conquistar a los pueblos paganos de Europa oriental y convertirlos por la fuerza. En 1235 comenzaron a conquistar a los prusianos paganos (que vivían al noreste de Polonia). En 1283 los Caballeros Teutónicos habían conquistado a los prusianos. Y ya en 1308 se volvieron contra Polonia. Tomaron el este de Pomerania incluyendo la ciudad de Gdansk, que rebautizaron como Danzig.

A comienzos del siglo XIV Polonia se convirtió en un estado fuerte y unificado. Casimiro III, conocido como Casimiro el Grande (reinado 1333-1370) se expandió hacia el este, hasta Rusia. También reformó la ley y la administración. Además, durante su reinado se fundó la primera universidad de Polonia, en Cracovia.

Casimiro también protegió y apoyó a los judíos. Fue en parte, gracias a él, que Polonia llegó a tener una gran comunidad judía.

La era desde el siglo XIV hasta el siglo XVI fue una época de grandeza para Polonia. Sin embargo, el poder del rey se fue debilitando gradualmente en pro de la nobleza polaca, que se hizo cada vez más poderosa.

Casimiro fue sucedido por su sobrino Luis, el rey de Hungría. Luis quería que su hija triunfara como gobernante de Polonia, pero para obtener el acuerdo de los nobles polacos se vio obligado a hacer concesiones. El Privilegio de Koszyce (1374) hizo que los nobles estuvieran exentos de la mayoría de los impuestos. También les dio un papel importante en el gobierno. Esto provocó que no se pudiese tomar ninguna decisión importante sin su consentimiento.

Los jagellones gobiernan Polonia

En 1384 los nobles polacos finalmente aceptaron a la hija de Luis, Eduviges, como Reina de Polonia. Estos también hicieron arreglos para que se casara con Jogaila, Gran Duque de Lituania y los dos países se convirtieron en aliados. Jogaila se convirtió en Vladislao II de Polonia (reinó entre 1386-1434). Vladislao se unió a la iglesia católica y su gente lo siguió.

En 1410 Polonia y Lituania derrotaron completamente a los Caballeros Teutónicos en la batalla de Grunwald.

Luego, en 1453, el pueblo de Pomerania se rebeló contra los Caballeros Teutónicos y pidió ayuda a los polacos. Después de 13 años de lucha, los polacos tomaron Pomerania y Gdansk.

A finales del siglo XV, los nobles polacos se volvieron cada vez más poderosos y la monarquía se debilitó. En 1505 el rey acordó que no se harían cambios políticos sin el consentimiento de los nobles.

El siglo XVI fue una época de prosperidad económica para Polonia. El aprendizaje comenzó a brotar en Polonia. El mayor erudito polaco fue Nicolás Copérnico (1473-1543). En aquella época, la gente creía que el Sol y los planetas orbitaban alrededor de la tierra. En 1543, el mismo año de su muerte, Copérnico publicó la teoría de que la Tierra y los otros planetas orbitan alrededor del Sol. Esta idea fue tomada como revolucionaria.

Al igual que el resto de Europa, Polonia se vio sacudida por la Reforma protestante. Los protestantes polacos se dividieron en luteranos y calvinistas.

En la década de 1560, los jesuitas llegaron a Polonia. Crearon una red de escuelas y colegios en toda Polonia y lograron derrotar a los protestantes. Sin embargo, la Confederación de Varsovia en 1573 introdujo la libertad de culto en Polonia.

Mientras tanto, en 1569 por la Unión de Lublin, Polonia y Lituania formaron una federación con el mismo rey y el mismo parlamento, pero con ejércitos y códigos legales separados.

Cuando el último rey jagellón murió en 1572 sin dejar heredero, la monarquía polaca se convirtió en electa. El rey fue elegido por una asamblea de todos los nobles polacos. Luego, en 1596, Varsovia se convirtió en la capital de Polonia en lugar de Cracovia.

Siglo XVII

El siglo XVII fue un siglo turbulento para Polonia. En ese momento los polacos controlaban a los cosacos ucranianos. Sin embargo, en 1648 se rebelaron y en 1654 los rusos se unieron a ellos en una guerra contra los polacos. En 1655 los suecos invadieron Polonia y se apoderaron de la mayor parte de ella. Un poco más tarde, los polacos se recuperaron y la guerra con Suecia terminó en 1660. La guerra con los rusos terminó en 1667. Estas guerras dejaron a Polonia fuertemente devastada. Aparte de los daños materiales, una gran parte de la población polaca fue asesinada.

A finales del siglo XVII, Polonia obtuvo grandes éxitos militares. En esa época, los otomanos dominaban el sureste de Europa y trataban de expandirse por el continente europeo. En 1683 los turcos asediaron Viena, pero el rey polaco Juan Sobieski los derrotó y los hizo retroceder.

Polonia se vio gravemente debilitada por la falta de un gobierno central eficaz. Tan solo hacía falta miembro del Sejm (parlamento polaco) para vetar cualquier medida. De igual manera, tan solo un solo miembro podía disolver el Sejm. Esto significó que todas las medidas ya aprobadas por el Sejm tuvieron que ser canceladas y reenviadas a un nuevo Sejm. Como resultado, el gobierno quedó paralizado.

Siglo XVIII

En el siglo XVIII Polonia continuó su declive político y militar. Prusia y Rusia aprovecharon la falta de un gobierno central fuerte para interferir en Polonia. En 1697, Federico Augusto de Sajonia se convirtió en rey de Polonia. Cuando murió, en 1733, el ejército ruso entró en Polonia y obligó al Sejm a elegir a su hijo rey. Polonia empezaba a ser cada vez más el juguete de las grandes potencias.

En 1764, después de la muerte del rey polaco, Catalina la Grande, emperatriz de Rusia, intervino para que su antiguo amante Estanislao Poniatowski eligiera al nuevo rey de Polonia. Sin embargo, Poniatowski se negó a ser un mero peón ruso. Él y varios prominentes polacos querían reformas para fortalecer la monarquía. Esto es algo que los rusos no permitieron. A Rusia le interesaba mantener a Polonia débil y dividida. También había muchos nobles polacos conservadores que no estaban dispuestos a renunciar a sus privilegios.

En 1767 los rusos obligaron a Polonia a aceptar un tratado. El tratado garantizaba las fronteras de Polonia. También garantiza los derechos de los cristianos ortodoxos (aunque la mayoría de los polacos eran católicos romanos, una pequeña minoría pertenecía a la Iglesia Ortodoxa Oriental). Asimismo, garantizaba los derechos de los nobles polacos. Rusia intervendría si sus derechos se vieran amenazados. Los derechos de los nobles mantuvieron a Polonia débil y sin un gobierno central fuerte, por lo que a Rusia le interesaba protegerlos.

El enfado contra la interferencia rusa llevó a un levantamiento polaco llamado la Confederación de Bar entre 1768 y 1772, aunque sin éxito, pues los rusos finalmente aplastarían la rebelión.

Las grandes potencias, Rusia, Prusia y Austria, decidieron entonces ayudarse a sí mismas en territorio polaco. Prusia tomó Pomerania (norte de Polonia) aislando a Polonia del mar. Austria tomó Galitzia. Rusia tomó lo que ahora es el este de Bielorrusia.

El tremendo choque de perder gran parte de su territorio impulsó a los polacos a la acción. Reformaron la educación y el ejército, así como su gobierno. El Sejm de los Cuatro Años (1788-1792) creó una nueva constitución para Polonia en 1791.

Sin embargo, en 1793 hubo una segunda partición. Rusia y Prusia invadieron todavía más territorio polaco. La constitución de 1791 fue anulada. En 1794 los polacos se rebelaron, pero fueron aplastados por los prusianos y los rusos. Finalmente en 1795 Prusia, Rusia y Austria se dividieron la última parte de Polonia entre ellos. El rey polaco abdicó y el estado polaco dejó de existir.

En 1807 Napoleón convirtió algunos de los territorios polacos en el Ducado de Varsovia, un estado satélite francés. En 1812, casi 100.000 polacos lucharon con Napoleón contra Rusia.

Siglo XIX

En el Congreso de Viena de 1815, las grandes potencias europeas se dividieron el continente. Polonia se dividió entre Prusia, Rusia y Austria. Prusia ocupó la parte occidental y septentrional de Polonia, mientras que Rusia ocupó el centro y el este. Austria se quedó con Galitzia.

Las grandes potencias no estaban dispuestas a restaurar la independencia polaca. En su lugar, crearon una Polonia semi-independiente. La parte rusa de Polonia se convirtió en el Reino de Polonia. El Zar era el monarca, pero sus poderes eran limitados y el reino tenía su propio gobierno y ejército.

A pesar de esta “independencia”, los polacos estaban insatisfechos, y en 1830 estalló la rebelión. Algunos soldados polacos intentaron asesinar al hermano del Zar, y el Sejm declaró al Zar destituido. Sin embargo, el ejército ruso los invadió, y en septiembre de 1831 el ejército polaco fue derrotado.

Después, el zar suspendió la constitución polaca y gobernó por decreto. El ejército polaco fue disuelto. Como resultado de la represión, muchos polacos emigraron a Francia o a América del Norte.

Los polacos se rebelaron de nuevo en 1863. La rebelión duró 18 meses, pero finalmente fue aplastada. Después se disolvió el Reino de Polonia y la zona pasó a llamarse “Naciones del Vístula”. El ruso se convirtió en el idioma oficial del gobierno y los polacos se vieron obligados a utilizarlo en las escuelas, como parte de una política para reprimir la cultura polaca. Por otro lado, el Zar abolió la servidumbre.

Los prusianos trataron de reprimir la cultura polaca en la parte occidental del país, pero no pudieron. La cultura polaca floreció a finales del siglo XIX y los polacos formaron movimientos políticos como la Liga Nacional, los Demócratas Cristianos y el Partido Socialista Polaco.

Siglo XX

Polonia finalmente recuperó su libertad después de la Primera Guerra Mundial. En 1916, los alemanes conquistaron las partes rusas de Polonia. Para conseguir el favor de los polacos, los alemanes prometieron formar un reino polaco después de la guerra.

Mientras tanto, el general polaco Józef Piłsudski (1867-1935) dirigió una fuerza polaca en la guerra contra los rusos. Pero Piłsudski se peleó con los alemanes y en 1917 fue internado. Fue liberado justo antes de que los alemanes se rindieran el 11 de noviembre de 1918. Mientras tanto, en enero de 1918, el presidente estadounidense Wilson dejó claro su apoyo a una Polonia independiente después de la guerra.

El 11 de noviembre de 1918, el día de la rendición alemana, los polacos se hicieron cargo de su país y las tropas alemanas fueron expulsadas. El 14 de noviembre de 1918 Piłsudski se convirtió en jefe de Estado provisional. En enero de 1919 se eligió una asamblea constitucional en Polonia. En 1921 se publicó una nueva constitución.

Después de la guerra, los aliados decidieron que Polonia debía tener acceso al mar. Le dieron a Polonia una franja de tierra llamada el corredor polaco, que atraviesa Alemania. Significaba que Prusia Oriental estaba aislada del resto de Alemania. Danzig (Gdansk) se convirtió en una ciudad estado independiente.

En sus primeros años, Polonia luchó en guerras fronterizas. En 1919 libró una breve guerra con Checoslovaquia. Sin embargo, una guerra mucho más larga se libró contra Rusia en 1919-1921.

Además de las guerras, la república polaca se enfrentaba a otros problemas. En 1922 el presidente Gabriel Narutowicz fue asesinado. Luego, en mayo de 1926, Piłsudski dio un golpe militar y se convirtió en dictador. Pilsudski mantuvo las formas externas de la democracia. El Sejm continuó reuniéndose y se permitió que los partidos políticos continuaran. Sin embargo, Pilsudski mantuvo el poder real hasta su muerte en 1935.

Mientras tanto, en la década de 1930 Polonia estaba amenazada tanto por la Alemania nazi como por la Rusia comunista. En 1939 los dos firmaron un acuerdo secreto para dividir Polonia entre ellos.

Polonia en la Segunda Guerra Mundial

Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939. Los polacos lucharon valientemente, pero el 17 de septiembre los rusos invadieron desde el este (los rusos y los alemanes ya habían acordado secretamente dividir Polonia entre ellos). La posición polaca era desesperada, pero los polacos continuaron luchando contra los alemanes y los rusos. Varsovia cayó el 27 de septiembre de 1939 y toda resistencia cesó el 5 de octubre.

Algunos soldados y aviadores polacos escaparon a través de Hungría y Rumania hacia Francia y algunos buques de guerra polacos escaparon para unirse a la armada británica. Un pequeño ejército polaco fue formado en Francia y en la primavera de 1940 contaba con casi 200.000 hombres. Lucharon en la campaña noruega en mayo de 1940. Después de la caída de Francia en junio de 1940, los aviadores polacos desempeñaron un papel importante en la batalla de Gran Bretaña.

Mientras tanto, partes de Polonia fueron absorbidas por Alemania. El resto de la Polonia ocupada por Alemania se organizó bajo un Gobierno General. Las partes ocupadas rusas de Polonia fueron absorbidas por la Unión Soviética.

La ocupación germano-soviética de Polonia significó un terrible sufrimiento para el pueblo polaco. Los judíos polacos fueron exterminados. En total, unos 3 millones de judíos polacos fueron asesinados. Otros 3 millones de polacos murieron.

Hitler odiaba a los eslavos y afirmaba que eran infrahumanos. Los nazis planearon convertir a los polacos en una nación de esclavos que haría un trabajo servil para sus amos alemanes. A los polacos se les daría la menor educación posible. Por lo tanto, un gran número de polacos altamente educados fueron asesinados. Se cerraron todas las universidades y escuelas secundarias polacas. Además, la industria y las propiedades polacas fueron confiscadas por los alemanes.

Cualquier acto de resistencia, por leve que fuera, era castigado con la ejecución o la deportación a un campo de concentración. A pesar de la tiranía, los polacos formaron un poderoso movimiento de resistencia. En 1943 los partisanos luchaban por los bosques de Polonia.

Los rusos impusieron su propia tiranía en el este de Polonia. Miles de oficiales polacos fueron asesinados.

Cuando Alemania invadió Rusia en junio de 1941, el gobierno polaco en el exilio (Gran Bretaña), encabezado por el Primer Ministro Sikorski, llegó a un acuerdo con los rusos. El 30 de junio de 1941 firmaron en Londres un tratado que puso fin a la guerra entre ellos.

Stalin prometió liberar a los prisioneros de guerra polacos y al gran número de polacos que habían sido deportados a Siberia. En Rusia había casi 200.000 prisioneros de guerra polacos. Fueron liberados y se les permitió formar un ejército polaco en Rusia. Sin embargo, en 1942 Stalin cortó los suministros al ejército polaco que luchaba en Rusia y fueron evacuados a Oriente Medio.

Además, las relaciones entre Stalin y el gobierno polaco en el exilio se deterioraron debido a los desacuerdos sobre la frontera entre Polonia y Rusia. Stalin insistía en que las provincias orientales de Polonia debían ser absorbidas por la Unión Soviética después de la guerra.

Las cosas llegaron a un punto crítico en abril de 1943, después de que los alemanes descubrieran la masacre de Katyn. Cuando los rusos conquistaron el este de Polonia, asesinaron a 4.500 oficiales polacos y los enterraron en el bosque de Katyn. Los rusos afirmaron que los alemanes cometieron la masacre después de que invadieran el este de Polonia (y Rusia) en 1941. El gobierno polaco en el exilio quería que la Cruz Roja Internacional investigara, pero Stalin se negó y rompió las relaciones diplomáticas. El Primer Ministro Sikorski fue asesinado el 4 de julio de 1943 y sustituido por Stanisław Mikołajczyk.

Stalin estaba decidido a imponer un gobierno comunista en Polonia y los comunistas polacos estaban dispuestos a cooperar con él. Los polacos se dieron cuenta de que si los rusos ocupaban Polonia, estos impondrían su voluntad al país. La única esperanza de preservar la independencia polaca era organizar un levantamiento en Varsovia antes de la llegada de los rusos. El Alzamiento de Varsovia comenzó el 1 de agosto de 1944. Los polacos lucharon valientemente pero no pudieron ganar. Fueron obligados a rendirse el 2 de octubre de 1944. Varsovia quedó en ruinas. Stalin, por supuesto, no hizo nada para ayudar al levantamiento. Todo lo que tenía que hacer era esperar a que los alemanes ganaran.

Mientras tanto, en julio de 1944, los comunistas polacos formaron el Comité Polaco de Liberación Nacional, conocido como el Gobierno de Lublin. Estaba dirigido por Bolesław Bierut. El 1 de enero de 1945, el Comité de Lublin se autodeclaró gobierno provisional de Polonia. En febrero de 1945, Stalin se reunió con Churchill y Roosevelt en Yalta. Prometió permitir elecciones libres en Polonia. Como de costumbre, Stalin no tenía intención de cumplir su promesa. Polonia no fue liberada después de la Segunda Guerra Mundial. El nazismo fue reemplazado por el comunismo.

El gobierno provisional era, por supuesto, un gobierno títere controlado por Stalin. En la Conferencia de Potsdam, en julio de 1945, el gobierno provisional acordó la redefinición de las fronteras de Polonia. La frontera occidental se desplazó hacia el oeste y la mayoría de los alemanes que vivían allí fueron expulsados. La frontera oriental también se movió hacia el oeste y parte del territorio fue ocupado por Rusia.

La Polonia comunista

Después de la Segunda Guerra Mundial, Polonia quedó devastada. Además de los daños materiales, casi el 25% de la población fue asesinada. Además, se impuso el comunismo a los polacos. Los comunistas tomaron el poder por etapas entre 1945 y 1947. Al principio se formó un gobierno provisional con comunistas en puestos clave, respaldados por el ejército soviético. Las elecciones se celebraron finalmente en enero de 1947, pero fueron cuidadosamente amañadas. Como resultado, los comunistas y socialistas obtuvieron una victoria aplastante con el llamado Bloque Democrático.

Luego, en diciembre de 1948, el Partido Socialista fue purgado de sus miembros del ala derecha, y el resto se vio obligado a fusionarse con los comunistas para formar el Partido Obrero Unificado Polaco. Una nueva constitución fue introducida en 1952 y Polonia se convirtió en un país enteramente comunista.

Los comunistas nacionalizaron la industria, pero no consiguieron colectivizar la agricultura polaca. Tampoco lograron romper el poder de la Iglesia Católica.

En junio de 1956, el descontento con el régimen comunista de Polonia provocó disturbios en la ciudad de Poznan. El gobierno aplastó los disturbios por la fuerza. Esto hizo que el gobierno se diera cuenta de que era necesaria una reforma.

Mientras tanto, en 1951, Władysław Gomułka, el Primer Secretario del Partido, fue destituido y encarcelado. En octubre de 1956 fue liberado y los comunistas polacos lo convirtieron en su líder, sin consultar a Moscú. Los rusos se enfurecieron porque los polacos se habían atrevido a tomar medidas independientes y estuvieron a punto de invadir Polonia. Sin embargo, Gomułka no llevó a cabo ninguna reforma fundamental y Polonia se estancó bajo su gobierno.

Más tarde, el 12 de diciembre de 1970, el gobierno anunció subidas de precios masivas de alimentos. El resultado fueron manifestaciones y huelgas en el norte de Polonia, especialmente en Gdansk. Las tropas dispararon y mataron a muchos manifestantes, lo que sólo empeoró las cosas. Las manifestaciones se extendieron.

El 20 de diciembre de 1970, Gomulka se vio obligada a dimitir. Fue reemplazado por Edward Gierek. Congeló los precios e introdujo un nuevo plan económico. La paz regresó. Gierek pidió mucho dinero prestado del oeste. Como resultado, el nivel de vida en Polonia aumentó. A principios de la década de 1970, los alimentos se abarataron y los bienes de consumo se volvieron comunes.

Sin embargo, la subida de los precios del petróleo puso fin al auge económico y, para 1976, se vio que los préstamos habían sido malgastados. La industria polaca no pudo comprar suficientes divisas fuertes para devolver los préstamos.

El gobierno introdujo de nuevo grandes aumentos en el precio de los alimentos. El resultado fueron más huelgas. Esta vez el gobierno puso fin a las huelgas por la fuerza. Muchos huelguistas fueron encarcelados. Esto provocaría que los polacos comenzaran a organizarse.

En julio de 1980 el gobierno anunció subidas del 100% en el precio de algunos alimentos. El resultado fueron aún más huelgas en toda Polonia. En agosto de 1980, los Astilleros Lenin de Gdansk se declararon en huelga. Dirigidos por un electricista llamado Lech Wałęsa, los trabajadores ocuparon los astilleros. Elaboraron una lista de reivindicaciones que incluía la libertad de prensa, la liberación de los presos políticos y el derecho a formar sindicatos independientes. El 31 de agosto, los comunistas se rindieron. Hicieron el acuerdo de Gdansk y aceptaron las demandas de los trabajadores.

Los trabajadores formaron el sindicato de Solidaridad, que pronto se convirtió en un movimiento de masas. Sin embargo, los comunistas se defendieron. En diciembre de 1981, el general Wojciech Jaruzelski impuso la ley marcial a Polonia. Se prohibió la solidaridad y se detuvo a sus dirigentes.

Jaruzelski declaró un “estado de guerra“. La guerra entre los obreros y los comunistas continuó y la crisis económica continuó. La deuda de Polonia aumentaba cada vez más. Los salarios no siguieron el ritmo de las subidas de precios. Mientras tanto, los trabajadores continuaban en huelga y Solidaridad pasó a la clandestinidad.

Finalmente, en 1988, los comunistas cedieron y Jaruzelski pidió un “cambio valiente”. En 1989, los comunistas y Solidaridad mantuvieron conversaciones. El gobierno acordó legalizar Solidaridad y permitir la libertad de prensa. Los comunistas también estaban de acuerdo en que el Sejm debía ser elegido democráticamente en parte. Los comunistas mantendrían al menos el 65% de los escaños en la cámara baja, pero el otro 35% sería elegido libremente. Todos los escaños de la Cámara Alta se elegirán libremente.

Las elecciones se celebraron el 4 de junio de 1989. Solidaridad ganó el 35% de los escaños de la cámara baja y el 99% de los escaños de la cámara alta. Fue una derrota humillante para los comunistas. En agosto de 1989, Tadeusz Mazowiecki fue nombrado Primer Ministro de Polonia. La tiranía comunista había terminado.

En la actualidad

En 1990 Lech Wałęsa fue elegido Presidente. En octubre de 1991 se celebraron elecciones completamente libres para el Sejm. Sin embargo, la nueva Polonia democrática heredó graves problemas económicos de los comunistas. Polonia sufrió la transición del comunismo al capitalismo. La industria fue privatizada y hoy en día la economía polaca está creciendo constantemente. El desempleo es alto pero decreciente.

En 1997 Polonia obtuvo una nueva constitución. Lech Kaczyński se convirtió en Presidente de Polonia en 2005. Polonia se unió a la OTAN en 1999 y a la UE en 2004.

Polonia lanzó su primer satélite, PW-Sat en 2012. En la actualidad, la población de Polonia es de 38,5 millones de habitantes.

Historia de ciudades polacas

Historia de Varsovia

Historia de Cracovia

Contenido relacionado