Historia de Estonia

historia de estonia

Breve historia de Estonia

bandera de estonia

Un ameno recorrido por la historia de Estonia, el país báltico más al norte, y con fuertes vínculos con Finlandia.

Antigua Estonia

Los estonios son un pueblo finoúgrio relacionado con los finlandeses. Un escritor romano del primer siglo llamado Tácito mencionó a los estonios. Los llamaba los Aesti. El ámbar se exportaba desde Estonia a otras partes de Europa.

A pesar de esto, durante siglos las tribus de Estonia tuvieron poco contacto con la civilización occidental. A menudo intercambiaban mercaderías y objetos con los vikingos. Entre los siglos XI y XII, los estonios lucharon varias veces contra los rusos y permanecieron invictos. Luego, en el siglo XIII, los alemanes conquistaron Estonia.

Los monjes alemanes habían intentado convertir a los paganos del Báltico al cristianismo con poco éxito. Entonces decidieron usar la fuerza para convertir a los paganos de Estonia. En 1202, el obispo de Riga, Albert von Buxhöveden, fundó una orden de caballeros cruzados llamada Hermanos Livonios de la Espada para someter a los paganos. En 1208 invadieron Estonia. Lembitu lideró a los estonios, pero murió en batalla en 1217. Los alemanes capturaron el sur de Estonia.

Entonces Albert hizo un acuerdo con los daneses. En 1219, los daneses invadieron el norte de Estonia. Construyeron un fuerte, que los estonios llamaron Taani Linn (que significa “castillo de los daneses”). En 1227 toda Estonia había sido conquistada.

En 1237, los Hermanos Livonios de la Espada fueron absorbidos por otra orden cruzada, los Caballeros Teutónicos. En el siglo XIII, Estonia se dividió en dos. Los Caballeros Teutónicos gobernaron el sur de Estonia mientras que los daneses gobernaron el norte. El pueblo germánico se convirtió en la clase dominante de Estonia. Permanecieron en la clase alta hasta el siglo XX.

Sin embargo, los estonios no aceptaron la situación. En 1343-1346 se rebelaron en el levantamiento de la noche de San Jorge. Este alzamiento no triunfaría y la rebelión fue aplastada.

En el siglo XVI, tanto Suecia como Rusia codiciaban Estonia. En 1558, los rusos invadieron Estonia. Sin embargo, los suecos capturaron Tallin en 1561 para anticiparse a los rusos. Los suecos y los rusos libraron entonces una larga y terrible guerra por Estonia. Los suecos finalmente expulsaron a los rusos en 1582.

Estonia se empezó a recuperar cuando terminó la guerra. Durante un tiempo, Estonia prosperó bajo el dominio sueco. La Universidad de Tartu fue fundada en 1632.

Entre los años 1695-97, el país sufrió la Gran Hambruna de Estonia que arrasó con una quinta parte de su población (70.000-75.000 muertes). En 1710, la peste azotó Tallin y decenas de miles de personas murieron.

Además, Suecia y Rusia libraron otra guerra, la Gran Guerra del Norte a principios del siglo XVIII. Cuando terminó la guerra en 1721, los suecos cedieron Estonia a los rusos.

Estonia moderna

En 1816 la servidumbre fue abolida en Estonia.

Durante el siglo XIX, el nacionalismo fue una fuerza creciente en Estonia, al igual que en el resto de Europa. A finales del siglo XIX, los rusos intentaron “rusificar” Estonia haciendo obligatoria la lengua rusa en las escuelas. Sin embargo, se seguían publicando libros y periódicos en lengua estonia y aumentó el interés por la cultura y la historia estonia.

En 1905 estalló una revolución liberal en Rusia. También hubo disturbios en Estonia. Las casas solariegas de los alemanes fueron quemadas. También hubo muchas manifestaciones. Sin embargo, el ejército ruso restableció el orden y muchos estonios fueron ejecutados o deportados.

En marzo de 1917 estalló otra revolución rusa. Esta vez el Zar abdicó. Los estonios clamaban por la independencia. Los rusos no estaban dispuestos a conceder la independencia completa, pero estaban dispuestos a conceder cierta autonomía. En marzo de 1917 el parlamento ruso lo aprobó, y en julio de 1917 se formó un parlamento estonio. Sin embargo, en noviembre de 1917 los comunistas tomaron el poder en Moscú. No estaban dispuestos a dejar que los estonios tuvieran ni siquiera una autonomía limitada y establecieron una administración comunista en el país.

A finales de 1917, el ejército ruso estaba colapsándose y los alemanes continuaban avanzando. En febrero de 1918 los alemanes marcharon hacia Estonia. Los comunistas rusos huyeron y el 24 de febrero de 1918 el parlamento estonio declaró la independencia de Estonia. Sin embargo, al día siguiente los alemanes entraron en Tallin. Después ocuparon Estonia hasta el final de la guerra.

Los alemanes se rindieron ante los aliados occidentales el 11 de noviembre de 1917 y los rusos invadieron Estonia. Pronto capturaron la mayor parte del país. Sin embargo, en enero de 1919 los estonios se defendieron con el General Laidoner y el 24 de febrero de 1919 los rusos fueron expulsados de Estonia.

Mientras tanto, una flota británica fue enviada a Estonia. Los marineros británicos libraron una serie de batallas navales con los rusos. Finalmente, el 3 de enero de 1920, los rusos acordaron un alto el fuego y por el Tratado de Tartu, firmado el 2 de febrero de 1920, reconocieron a Estonia como país independiente.

Como todos los países, Estonia sufrió gravemente la depresión de principios de la década de 1930. En 1934, tras un referéndum, se introdujo una nueva constitución, que aumentó considerablemente el poder del presidente y redujo los poderes del Parlamento estonio, el Riigikogu. En octubre de 1934, el presidente Konstantin Päts destituyó el Riigikogu y lo sustituyó por una asamblea bicameral. La cámara baja fue elegida, pero la cámara alta fue nombrada por el presidente y las cámaras de comercio.

Pats gobernó como dictador virtual hasta 1938 y bajo su mando la economía se recuperó. Sin embargo, en 1938 Pats introdujo una nueva constitución. Renunció voluntariamente a algunos de sus poderes.

El desastre asoló Estonia el 17 de junio de 1940 cuando los rusos invadieron el país. Pronto Estonia fue absorbida por la Unión Soviética y se impuso un régimen comunista. En junio de 1941 miles de estonios fueron deportados a Rusia.

Sin embargo, poco después los alemanes invadieron Rusia. Al principio fueron increíblemente exitosos y rápidamente capturaron Estonia. El gobierno alemán fue extremadamente brutal, pero en el verano de 1944 los rusos volvieron a invadir Estonia. El 17 de septiembre de 1944 Hitler ordenó a todas sus fuerzas que abandonaran Estonia. El mismo día se formó un gobierno provisional bajo Otto Tief. Desafortunadamente funcionó durante solo 5 días. Los rusos capturaron Tallin el 22 de septiembre de 1944 y disolvieron el gobierno.

Los rusos entonces volvieron a imponer un régimen comunista. Entre 1947 y 1952, la agricultura fue colectivizada. Hubo una industrialización comunista, pero causó terribles daños al medio ambiente.

Mientras tanto, en 1949, miles de estonios fueron deportados. Algunos estonios huyeron a los bosques y lucharon contra los rusos. Llegaron a ser conocidos como la Hermandad del Bosque.

Ya a finales de la década de 1980, el comunismo comenzó a desmoronarse. El líder soviético, Gorbachov, introdujo políticas de glásnost (apertura) y perestroika (reconstrucción). Una vez más, los estonios comenzaron a clamar por la independencia. En noviembre de 1988, el Sóviet Supremo (una especie de parlamento) de Estonia declaró que las leyes soviéticas sólo se aplicarían en Estonia si se aceptaban. También en 1988 se concedió a Estonia cierta autonomía económica.

Los acontecimientos se desarrollaron rápidamente. En marzo de 1991, la mayoría de la población de Estonia votó a favor de la independencia en un referéndum. Luego, el 19 de agosto de 1991, comunistas de línea dura intentaron un golpe de estado en Moscú. El 20 de agosto Estonia declaró su independencia. El golpe fue derrotado y Rusia reconoció la independencia de Estonia el 6 de septiembre de 1991.

El comunismo fue desmantelado en Estonia y sustituido por una economía de mercado. Estonia adoptó una nueva constitución en 1992 y las últimas tropas rusas abandonaron el país en 1994.

Siglo XXI

En la actualidad, Estonia es un país próspero. En los primeros años del siglo XXI la economía creció rápidamente. Estonia sufrió mucho en la recesión de 2009. Sin embargo, Estonia se recuperó y tiene un futuro brillante.

En 2005, Estonia se incorporó a la UE. Luego, en 2011, Estonia se unió al euro. Hoy en día, la población de Estonia es de 1,3 millones de habitantes.

Contenido relacionado