Historia de Buenos Aires

Breve historia de Buenos Aires resumida

Conozcamos la historia de Buenos Aires, de forma resumida y breve.

Fundación de Buenos Aires

Buenos Aires fue fundada dos veces. Un asentamiento en el sitio actual fue establecido brevemente en 1536 por el conquistador Pedro de Mendoza, pero los ataques de las tribus indígenas locales obligaron a los colonos a trasladarse a Asunción, Paraguay, en 1539.

Para 1541 el sitio había sido quemado y abandonado. La desgarradora historia de los ataques y el viaje por tierra a Asunción fue escrita por uno de los sobrevivientes, el mercenario alemán Ulrico Schmidl, después de su regreso a su tierra natal alrededor de 1554. En 1580, se estableció otro asentamiento, y éste duró.

Crecimiento

La ciudad estaba bien situada para controlar todo el comercio en la región que contiene la actual Argentina, Paraguay, Uruguay y partes de Bolivia, y prosperó.

En 1617 la provincia de Buenos Aires fue despojada de su control por Asunción, y la ciudad recibió a su primer obispo en 1620. A medida que la ciudad crecía, se volvió demasiado poderosa para que las tribus indígenas locales la atacaran, pero se convirtió en el blanco de piratas y corsarios europeos.

Al principio, gran parte del crecimiento de Buenos Aires se debi√≥ al comercio il√≠cito, ya que todo el comercio oficial con Espa√Īa tuvo que pasar por Lima.

Botavara

Buenos Aires se estableci√≥ a orillas del R√≠o de la Plata, lo que se traduce en ¬ęR√≠o de la Plata¬Ľ. Se le dio este nombre optimista por los primeros exploradores y colonos, que hab√≠an recibido algunas baratijas de plata de los indios locales. El r√≠o no produc√≠a mucha plata, y los colonos no encontraron el verdadero valor del r√≠o hasta mucho m√°s tarde.

En el siglo XVIII, la ganadería en las extensas praderas de los alrededores de Buenos Aires se volvió muy lucrativa, y millones de pieles tratadas fueron enviadas a Europa, donde se convirtieron en armaduras de cuero, zapatos, ropa y una variedad de otros productos.

Este auge económico llevó a la fundación en 1776 del Virreinato del Río Platte, con sede en Buenos Aires.

Las invasiones brit√°nicas

Utilizando la alianza entre Espa√Īa y Francia Napole√≥nica como excusa, Gran Breta√Īa atac√≥ Buenos Aires dos veces en 1806-1807, tratando de debilitar a√ļn m√°s a Espa√Īa mientras que al mismo tiempo ganaba valiosas colonias del Nuevo Mundo para reemplazar las que hab√≠a perdido tan recientemente en la Revoluci√≥n Americana.

El primer ataque, encabezado por el coronel William Carr Beresford, logr√≥ capturar Buenos Aires, aunque las fuerzas espa√Īolas que salieron de Montevideo pudieron retomarla unos dos meses despu√©s. Una segunda fuerza brit√°nica lleg√≥ en 1807 bajo el mando del Teniente General John Whitelocke.

Los brit√°nicos tomaron Montevideo pero no pudieron capturar Buenos Aires, que fue h√°bilmente defendida por los militantes de la guerrilla urbana. Los brit√°nicos se vieron obligados a retirarse.

Independencia

Las invasiones brit√°nicas tuvieron un efecto secundario en la ciudad. Durante las invasiones, Espa√Īa hab√≠a dejado la ciudad a su suerte, y fueron los ciudadanos de Buenos Aires los que tomaron las armas y defendieron su ciudad.

Cuando Espa√Īa fue invadida por Napole√≥n Bonaparte en 1808, el pueblo de Buenos Aires decidi√≥ que ya hab√≠a visto suficiente del dominio espa√Īol, y en 1810 estableci√≥ un gobierno independiente, aunque la independencia formal no llegar√≠a hasta 1816.

La lucha por la independencia argentina, liderada por José de San Martín, se libró en otros lugares y Buenos Aires no sufrió terriblemente durante el conflicto.

Unitarios y federalistas

Cuando el carismático San Martín se exilió en Europa, había un vacío de poder en la nueva nación argentina. Poco después, un sangriento conflicto se desató en las calles de Buenos Aires.

El país estaba dividido entre los unitarios, que favorecían un gobierno central fuerte en Buenos Aires, y los federalistas, que preferían la casi autonomía para las provincias. Como era de esperar, la mayoría de los unitarios eran de Buenos Aires y los federalistas de las provincias.

En 1829, el hombre fuerte federalista Juan Manuel de Rosas tomó el poder, y los unitarios que no huyeron fueron perseguidos por la primera policía secreta de América Latina, la Mazorca. Rosas fue destituido en 1852 y la primera constitución argentina fue ratificada en 1853.

El siglo XIX

El nuevo país independiente se vio obligado a seguir luchando por su existencia. Inglaterra y Francia intentaron conquistar Buenos Aires a mediados del siglo XIX, pero fracasaron.

Buenos Aires siguió prosperando como puerto comercial, y la venta de cuero continuó en auge, especialmente después de la construcción de ferrocarriles que conectaban el puerto con el interior del país, donde se encontraban las estancias ganaderas.

Hacia el cambio de siglo, la joven ciudad desarrolló un gusto por la alta cultura europea, y en 1908 el Teatro Colón abrió sus puertas.

La inmigración a principios del siglo XX

A medida que la ciudad se industrializaba a principios del siglo XX, abri√≥ sus puertas a los inmigrantes, en su mayor√≠a procedentes de Europa. Llegaron muchos espa√Īoles e italianos, y su influencia sigue siendo fuerte en la ciudad.

También había galeses, británicos, alemanes y judíos, muchos de los cuales pasaron por Buenos Aires en su camino para establecer asentamientos en el interior.

Muchos m√°s espa√Īoles llegaron durante y poco despu√©s de la Guerra Civil Espa√Īola (1936 a 1939). El r√©gimen de Per√≥n (1946 a 1955) permiti√≥ a los criminales de guerra nazis emigrar a Argentina, incluyendo al infame Dr. Mengele, aunque no llegaron en n√ļmero suficiente para cambiar significativamente la demograf√≠a de la naci√≥n.

Recientemente, Argentina ha visto migración desde Corea, China, Europa del Este y otras partes de América Latina. Argentina celebra el Día del Inmigrante el 4 de septiembre desde 1949.

Los a√Īos del Per√≥n

Juan Perón y su famosa esposa Evita llegaron al poder a principios de la década de 1940 y llegó a la presidencia en 1946. Perón fue un líder muy fuerte, desdibujando las líneas entre el presidente electo y el dictador.

Sin embargo, a diferencia de muchos hombres fuertes, Perón fue un liberal que fortaleció los sindicatos (pero los mantuvo bajo control) y mejoró la educación.

La clase obrera lo adoraba a él y a Evita, que abrió escuelas y clínicas y regaló dinero del estado a los pobres. Incluso después de haber sido depuesto en 1955 y forzado al exilio, siguió siendo una fuerza poderosa en la política argentina.

Incluso volvi√≥ triunfalmente a presentarse a las elecciones de 1973, que gan√≥, aunque muri√≥ de un ataque al coraz√≥n despu√©s de un a√Īo en el poder.

El bombardeo de la Plaza de Mayo

El 16 de junio de 1955, Buenos Aires vivió uno de sus días más oscuros. Las fuerzas anti-peronesas en el ejército, buscando desalojarlo del poder, ordenaron a la Armada Argentina que bombardeara la Plaza de Mayo, la plaza central de la ciudad. Se creía que este acto precedería a un golpe de estado general.

Los aviones de la Marina bombardearon y ametrallaron la plaza durante horas, matando a 364 personas e hiriendo a cientos más. La Plaza había sido atacada porque era un lugar de reunión para los ciudadanos pro-peroneses.

El ejército y la fuerza aérea no se unieron al ataque, y el intento de golpe de estado fracasó. Perón fue destituido unos tres meses después por otra revuelta que incluyó a todas las fuerzas armadas.

El conflicto ideológico en la década de 1970

A principios de la década de 1970, los rebeldes comunistas, siguiendo el ejemplo de la toma de Cuba por Fidel Castro, intentaron provocar revueltas en varias naciones latinoamericanas, entre ellas Argentina.

Fueron contrarrestados por grupos de derecha que fueron igualmente destructivos. Fueron responsables de varios incidentes en Buenos Aires, incluyendo la masacre de Ezeiza, cuando 13 personas murieron durante un mitin pro-perón.

En 1976, una junta militar derroc√≥ a Isabel Per√≥n, la esposa de Juan, quien hab√≠a sido vicepresidenta cuando muri√≥ en 1974. Los militares pronto comenzaron a tomar medidas en√©rgicas contra los disidentes, comenzando el per√≠odo conocido como ¬ęLa Guerra Sucia¬Ľ.

La Guerra Sucia y la Operación Cóndor

La Guerra Sucia es uno de los episodios más trágicos de toda la historia de América Latina. El gobierno militar, en el poder desde 1976 hasta 1983, inició una despiadada represión contra los presuntos disidentes.

Miles de ciudadanos, principalmente en Buenos Aires, fueron llevados para ser interrogados, y muchos de ellos ¬ędesaparecieron¬Ľ, sin que se supiera nunca m√°s de ellos. Se les negaron sus derechos b√°sicos, y muchas familias todav√≠a no saben lo que les sucedi√≥ a sus seres queridos.

Muchas estimaciones sit√ļan el n√ļmero de ciudadanos ejecutados en torno a los 30.000. Fue una √©poca de terror cuando los ciudadanos tem√≠an a su gobierno m√°s que a cualquier otra cosa.

La Guerra Sucia Argentina fue parte de la Operación Cóndor, que fue una alianza de los gobiernos de derecha de Argentina, Chile, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Brasil para compartir información y ayudarse mutuamente con la policía secreta.

Las ¬ęMadres de la Plaza de Mayo¬Ľ es una organizaci√≥n de madres y familiares de desaparecidos durante este tiempo: su objetivo es obtener respuestas, localizar a sus seres queridos o sus restos, y responsabilizar a los arquitectos de la Guerra Sucia.

Rendición de cuentas

La dictadura militar termin√≥ en 1983, y Ra√ļl Alfons√≠n, abogado y editor, fue elegido presidente. Alfons√≠n sorprendi√≥ al mundo al volverse r√°pidamente contra los l√≠deres militares que hab√≠an estado en el poder durante los √ļltimos siete a√Īos, ordenando juicios y una comisi√≥n de investigaci√≥n.

Los investigadores pronto descubrieron 9.000 casos bien documentados de ¬ędesapariciones¬Ľ y los juicios comenzaron en 1985. Todos los generales y arquitectos de la guerra sucia, incluyendo un ex presidente, el general Jorge Videla, fueron condenados y sentenciados a cadena perpetua.

Fueron indultados por el presidente Carlos Menem en 1990, pero los casos no est√°n resueltos, y existe la posibilidad de que algunos regresen a la c√°rcel.

A√Īos recientes

A Buenos Aires se le dio autonomía para elegir su propio alcalde en 1993. Anteriormente, el alcalde era nombrado por el presidente. Justo cuando el pueblo de Buenos Aires estaba dejando atrás los horrores de la Guerra Sucia, fue víctima de una catástrofe económica.

En 1999, una combinación de factores, incluyendo un tipo de cambio falsamente inflado entre el peso argentino y el dólar estadounidense, condujo a una grave recesión y la gente comenzó a perder la fe en el peso y en los bancos argentinos.

A finales de 2001 hubo una corrida sobre los bancos y en diciembre de 2001 la econom√≠a se derrumb√≥. Manifestantes furiosos en las calles de Buenos Aires obligaron al presidente Fernando de la R√ļa a huir del palacio presidencial en un helic√≥ptero.

Durante un tiempo, el desempleo llegó al 25%. La economía finalmente se estabilizó, pero no antes de que muchas empresas y ciudadanos quebraran.

Buenos Aires en la actualidad

Hoy, Buenos Aires es una vez más tranquila y sofisticada, sus crisis políticas y económicas son cosa del pasado. Se considera muy seguro y vuelve a ser un centro de literatura, cine y educación.

Comparte la breve historia de Buenos Aires resumida. ūüá¶ūüá∑